Eliminar tus vellos no tiene por qué ser molesto ni doloroso

Cuando se trata de depilación, estética y belleza, los sistemas de eliminación de vello corporal mediante luz suelen ser uno de los más buscados, debido a las múltiples ventajas que ofrecen en comparación con los mecanismos tradicionales.

Una piel más suave y tersa, recuperación del brillo natural, pero sobre todo, la desaparición definitiva de los molestos vellitos, son algunas de las muchas ventajas que pueden ofrecer la depilación láser y la fotodepilación.

A continuación, te contaremos todo lo que necesitas saber para escoger el sistema que mejor se adapta a ti y a tu tipo de piel.

Fotodepilación o láser: ¿Cuál escoger?

Aunque la depilación láser y la fotodepilación son recomendadas por igual para casos de lipoláser o eliminación de manchas en la piel, ambos sistemas poseen diferencias determinantes que necesitas conocer antes de comenzar un tratamiento con cualquiera de ellas.

Depilación láser

Una de las principales características y atractivos del equipo láser (Light Amplified by Stimulated Emission of Radiation) es que emite una luz de un único color en la cual todos los fotones que la conforman, viajan en una misma longitud de onda, desplazándose solo en línea recta.

Esto quiere decir que el equipo láser es mucho más específico y centralizado que el equipo de fotodepilación o IPL. Esta luz pura es absorbida por un solo color, por lo tanto las indicaciones para operar el equipo son mucho más precisas dependiendo del tono y tipo de piel del paciente, lo que hace que sea muy efectivo para eliminar el vello de forma definitiva.

Fotodepilación o IPL

Eliminando el vello con luzA diferencia del equipo láser, la luz pulsada intensa, mejor conocida como IPL por sus siglas en inglés, es un tipo de luz compuesta por diversos ases de luz conformados a su vez por múltiples fotones que viajan en diferentes longitudes de onda.

En este sentido, la luz se desplaza en diversas direcciones captando los poros que presenten mayor concentración de melanina, es decir, donde se encuentre un vello en su fase media de crecimiento. Este tipo de depilación es recomendada para todo tipo de pieles y es capaz de funcionar perfectamente en casi cualquier tono, ofreciendo muy buenos resultados.

Entre las ventajas de cada una resaltan que el equipo de IPL es mucho más sencillo de operar en comparación al equipo láser y a diferencia de este, emite una luz mucho más suave y fría por lo que no suele causar ningún tipo de molestias. Sin embargo, la depilación láser ofrece mejores resultados en vellos muy gruesos y abundantes además de un riesgo mínimo de quemaduras y alergias.

Depilación láser en casa: una opción práctica y muy económica

Aunque existen muchos establecimientos que proveen servicios de depilación láser en ciudades como Barcelona o Madrid, son cada vez más quienes escogen realizar este procedimiento en casa. Para ello solo necesitarás adquirir una de las muchas máquinas caseras de fotodepilación que puedes encontrar en el mercado y comenzar a depilarte, tomando en cuenta siempre las especificaciones particulares de tu piel.

Lo mejor para obtener los resultados deseados es consultar con un dermatólogo que pueda informarte sobre tu tipo de piel y cómo puede influir en el crecimiento de tu vello y su eliminación. Este tipo de máquinas son muy rentables y ofrecen resultados increíbles, siempre y cuando las uses de forma correcta y acorde a tus necesidades y requerimientos.